sábado, 10 de mayo de 2014

Mensaje en una botella


En un paseo por la playa,encontré una botella entre las olas,dentro había un papel,emocionada saqué el mensaje.Era de alguien que parecía perdido en algún lugar en medio del mar,quizás fuera de antaño,y hoy entre las bravas aguas llega a mis manos,pero veo que es reciente,responderé,colocando una nota en la botella,lanzándola nuevamente al mar,quizás llegará a ti,suponiendo que vivas aún.Mañana regresaré por si hubiera respuesta. Al alba,estaba en el mismo lugar y una botella de nuevo,pensé que sería la misma,las olas la dejaron allí,pero para mi sorpresa era tu respuesta. Sigues con vida,lo cual alegra,en el nuevo oleaje a ti llegaran mis letras,quiero que sepas,que cada amanecer bajaré a esta playa esperando tus noticias,así entre los dos,escribiremos una bella historia,en cada ir y venir de las olas,y si un día regresas, conocernos y leer el relato juntos. Pasaron unos meses,y todas las mañanas,corría a la playa, en busca de respuesta,ya sabíamos todo el uno del otro, como dos buenos amigos,solo faltaba ver tu imagen,yo te hice llegar mi foto.Tu historia era conmovedora,me parecías un gran ser humano,dejar aparcada una vida cómoda,para enriquecerte interiormente,sabiendo que a tu regreso, te espera nada,comenzar de cero.Pero hoy no llegó tu botella,me asusté,mil ideas galoparon por mi mente,y no buenas,ahora que voy a hacer..esperaré por si mañana llegan tus noticias,ya eres parte de mi día a día,una razón mas,las mas importante,para mis paseos por el mar y confieso que en mi ha nacido un sentimiento por ti,no se muy bien lo que es…posiblemente nunca lo sabré si tu ya no estás.Triste retorné a casa,había que ir a trabajar,en el coche mis pensamientos volaron contigo,pero ¿donde estarías…?la ansiedad me vencía.El día fue terrible,esa noche no conseguí dormir ni un segundo.cuando comenzó a clarear me preparé para bajar a la playa,hoy no había prisa,era sábado,podía esperar todo el tiempo necesario. Caminaba rápida hacia las olas,mirando con sumo cuidado,por si veía la botella,en el lugar donde solía estar había un hombre parado con una botella en la mano,mi botella,nuestra botella,eras tu,tenías una razón para regresar,a través de los mensajes nos habíamos enamorado.Al llegar frente a ti,eras como un sueño, un hombre corriente,moreno,atractivo,ahora un tanto descuidado,con una sonrisa brillante como el sol,tanto imaginarte y por fin estabas conmigo y esperando comenzar a caminar por la vida juntos. 
Magda Jardí
©Derechos reservados

2 comentarios:

  1. Excelente relato Magna. Me anima a seguir el ejemplo para ver si la diosa de la fortuna en el amor, vence para siempre esta soledad que adormece mi corazón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca hay que perder la esperanza querido Theo

      Eliminar